.

martes, 9 de diciembre de 2008

C'est la vie

Noticia de Ayer: Fecha: 23/6/2005
Argentina, entre los países que más grava con IVA los alimentos

En Inglaterra los alimentos pagan entre 0 y 5%, en Alemania 7%, Canadá entre 0 y 7%, en España entre 4 y 7% y en Francia 3,8%. Argentina es uno de los países del mundo donde más se grava con IVA a los alimentos y medicamentos. En un contexto donde 40,2% de la población vive por debajo de la línea de pobreza, resulta contradictorio que la alícuota al consumo de productos tan sensibles duplique o triplique a la que aplican países desarrollados con altos ingresos per-cápita y bajos niveles de pobreza, o a la que aplican la mayoría de los países de la región. En Argentina casi todos los alimentos están gravados con una tasa de 21%. Esa alícuota supera ampliamente a la aplicada en los países desarrollados donde el IVA para alimentos y medicamentos suele no superar al 10%. Por ejemplo, siguiendo datos de la organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OEDC), en Canadá los alimentos y medicamentos son considerados bienes sensibles y tienen una alícuota reducida que oscila entre 0 y 7%, en cambio la tasa se extiende al 15% para ciertos productos y servicios costosos. En el Reino Unido la tasa general aplicada de IVA es de 17% pero diferenciada entre 0 y 5% para alimentos. Lo mismo en Suecia, que si bien mantiene una elevada tasa, se aplican alícuotas reducidas de entre 0 y 6% para productos básicos y de 12% para servicios y bienes de categoría intermedia. En Alemania la tasa general es de 16% pero para alimentos se reduce a 7% y se están haciendo esfuerzos para extender este arancel diferenciado a los medicamentos. En España se grava a los productos farmacéuticos con el 3,8%, a los alimentos con el 4% y 7% y la tasa general es del 16%. O en Francia, se aplica una tasa general del 19,6% y 5,5% para algunos alimentos de consumo masivo. En ese país del viejo continente, el gobierno está estudiando extender la tasa reducida para ciertas áreas turísticas como restaurantes y hotelería como medida efectiva para incrementar los ingresos de este sector.
No es necesario recorrer grandes distancias para encontrar parámetros diferentes de IVA a los aplicados en nuestro país, e incluso resulta sumamente interesante conocer el tratamiento impositivo que se concede a los alimentos en los principales países de América Latina, sobretodo si consideramos que en la mayoría de los casos se experimentan niveles similares de pobreza y desarrollo económico y que el tributo al consumo es en estos países uno de los ingresos más importantes que tiene el Estado.
El caso de Brasil es diferente y más complejo ya que se trata de un impuesto a la circulación, de aplicación estadual, y con una alícuota no generalizada, cuyo tope se encuentra en 18%. Sin embargo del análisis en detalle de estos datos resulta que Argentina además de tener una de las alícuotas más altas (solo superada por Uruguay), es uno de los países con menos cantidad de exenciones y aranceles diferenciados o reducidos para los productos alimenticios. En momentos en que la economía muestra una fuerte recuperación pero con una situación social que sigue siendo comprometida, una disminución de la alícuota del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para los alimentos afectaría positivamente el costo de la canasta básica y reduciría instantáneamente la cantidad de pobres e indigentes. La pérdida de ingresos fiscales sería compensada en el mediano plazo porque al aumentar el ingreso real, se reforzará el consumo y la recaudación.La alícuota de IVA que mantiene Argentina sobre estos productos es altamente regresivo y afecta principalmente sobre los sectores de menores recursos. Con el 40,2% de la población viviendo por debajo de la línea de la pobreza, es necesario analizar las magnitudes en que se grava al consumo de alimentos, más aun si consideramos según cifras oficiales que la mitad de los menores de 14 años son casi indigentes, niños mal alimentados porque no tienen acceso suficiente a los alimentos. Seguramente no hay fórmulas mágicas frente a esta realidad objetiva, pero analizando otras experiencias del mundo y las vías utilizadas para paliar cuadros de pobreza como la nuestra, nos encontramos con que Argentina califica como uno de los países donde más se grava con IVA al consumo de alimentos y medicamentos, cuando esa podría ser una vía por donde reducir la pobreza.
Buenos Aires, 23 de junio de 2005.Rebajas en el impuesto al valor agregado Por LoCane 14 de Noviembre del 2008
Argentina es uno de los países que mantiene las mayores tasas del impuesto sobre alimentos y otros productos y servicios de alto consumo popular.

En un contexto donde millones de ciudadanos viven por debajo de la línea de pobreza, resulta contradictorio que el impuesto al consumo de productos de primera necesidad supere al que aplican países desarrollados, o la mayoría de los países de la región. A la hora de comprar un litro de aceite o un paquete de fideos, los argentinos pagan tasas de IVA superiores a las que paga cualquier europeo, pero la calidad de los servicios públicos que recibe a cambio dista de aquellos y está mucho más cerca de los que tiene un paraguayo o ecuatoriano, que al menos gozan de la ventaja de tributar una tasa mucho menor.

En Canadá los alimentos y medicamentos son considerados bienes sensibles y tienen una alícuota reducida que oscila entre 0% y 7%, en cambio la tasa se extiende al 15% para ciertos productos y servicios costosos. En el Reino Unido la tasa general de IVA es de 17% pero diferenciada entre 0% y 5% para alimentos.

Lo mismo en Suecia, que si bien mantiene una elevada tasa, se aplican alícuotas reducidas de entre 0% y 6% para productos básicos y de 12% para servicios y bienes de categoría intermedia. En Alemania la tasa general es de 16% pero para alimentos se reduce a 7% y se están haciendo esfuerzos para extender este arancel diferenciado a los medicamentos. En España se grava a los productos farmacéuticos con el 3,8%, a los alimentos con el 4% y 7% y la tasa general es del 16%.

Desde el punto de vista de la “caja” de la gente, el impuesto al valor agregado aplicado en forma generalizada es un tributo que carcome salarios y otros ingresos destinados a adquirir bienes de consumo, bienes muebles durables y la mayoría de los servicios. Cuanto mayor sea la porción de ingresos destinada a los consumos más elementales, mayor será la incidencia porcentual de este gravamen, sobre el bolsillo del que lo paga. Claramente, se trata de un gravamen que afecta más a los pobres y la clase media, que a los ricos y acomodados.
En nuestro país, además de la tasa general del 21%, existen tasas superiores (27%) que gravan determinados servicios, y tasas reducidas (10,50%) definidas sin tener en cuenta la real composición de la canasta básica de consumo de una familia tipo.
En este momento existen en el Congreso diversos proyectos legislativos tendientes a reducir el cuadro de alícuotas del gravamen. La Diputada Lidia Satragno (Pinky) y los Diputados Macalause y Aguad presentaron este año proyectos que se agregan a otros que existen en la materia, pero que no han tenido la oportunidad de ser tratados por reticencias oficialistas. Más allá de la calidad de los mismos, sería útil que las mayorías parlamentarias dieran paso al debate en un tema que cuenta con un amplio consenso en la sociedad.

2 comentarios:

Goliardo dijo...

Gracias por pasar.

Socialismo de B justo, Palacio o Americo Ghiodi?

Aliro Ramos dijo...

Socialismo de B.Justo y su estructura de un accionar apartir de la concreta realidad Argentina; de Alicia Moreau a favor de los Derechos de la Mujer; del Palacios de los Derechos para el Obrero Argentino y el Socialismo de Jorge Rivas a favor de los Derechos Humanos. Por adjudicarle un lineamiento....Lo cierto es que para saber cual es el observador(punto de análisis) de este blog uno tiene que indefectiblemente dar vuelta su título. En cuanto a Americo Ghiodi uno debiera hacer un éstudio pormenorizado de las circunstanias históricas que lo llevaron a tales declaraciones, cosa que nunca me intereso....pues mi meta es humildemente que cada persona que pase por los post se lleve herramientas que me son propias: resilencia, empatía,y asertividad. Saludos, gracias por preguntar