.

sábado, 23 de mayo de 2009

Los dueños de la realidad

¿Qué es una dictadura? Una dictadura es el monopolio de un recurso en manos de una minoría y en perjuicio de la mayoría. Este recurso puede ser militar, económico, cultural o de cualquier otra naturaleza.¿Cómo funciona la dictadura mediática? La dictadura mediática es diferente a una dictadura militar. Se habla de dictadura mediática cuando la opinión pública ha sido cooptada desde hace muchos años por el pensamiento de una minoría y cuando sus aparatos ideológicos de comunicación están en manos de esa misma minoría y en contra de los intereses de la mayoría de la población.

La dictadura mediática opera neutralizando y deslegitimando a sus adversarios políticos, chantajeando a los gobiernos de turno para que le concedan privilegios, particularmente en materia impositiva y de publicidad. Si otra fuerza política se atreve a criticar a los medios de comunicación, inmediatamente la acusan de estar en contra de la libertad de expresión. Existe verdaderamente una censura inquisitorial en contra de otros intereses que no sean los intereses de los dueños de estos medios de comunicación......



Telefónica, Telecom y DirecTV están entre los principales ganadores.
A las telefónicas se les tenía prohibido su ingreso al mercado de radiodifusión por ser las herederas de ENTEL, el monopolio estatal de telecomunicaciones. El proyecto del Gobierno deroga esas disposiciones.( Telecom de Italia y Telefónica de España: en proceso de fusión /Generali, Sintonia, Mediobanca, Intesa San Paolo, el grupo Benetton, la familia Werthein, la familia Fossati, Emilio Ybarra) De esta manera, las telefónicas quedan habilitadas para sumar el servicio de televisión paga a sus redes. Para hacerlo, deben formar compañías que mantengan cuentas separadas con su negocio original, de manera de evitar subsidios cruzados.

A su vez, esas compañías deberán cumplir con los condicionamientos sobre capitales extranjeros y no tener vinculación jurídica societaria ni sujeción directa con empresas periodísticas o de radiodifusión extranjeras, como Telefónica tiene en España y otros países de América latina. O como deslizaron fuentes del mercado: “La autorización quedará a la interpretación del nuevo ComFeR”.
Telefónica deberá vender sus canales de aire, entre ellos Telefe, si opta por lanzarse al triple play. Telefónica y Movistar facturaron el año pasado unos $ 11.700 millones. A eso hay que sumarle unos $ 800 millones por los ingresos de los canales de televisión que posee, de acuerdo con estimaciones de mercado. En caso de decidirse a vender esos canales para ofrecer TV por suscripción, podría incrementar su facturación en $ 1.200 millones, de acuerdo con lo que se estima en el mercado. La tarea no le resultará fácil, dada la alta penetración del cable que hay en la Argentina. Para recuperar lo perdido por los canales, Telefónica deberá realizar una agresiva política comercial. Telecom, en cambio, no es propietaria de medios aunque es controlada por italianos. En el mercado se asegura que el proyecto de ley gubernamental aumenta el interés de argentinos por controlar la compañía.
DirecTV es una de las principales ganadoras, porque como operador satelital quedó exceptuado de cumplir con el máximo de 24 licencias para televisión paga y, con sólo una, cubre todo el país.
¿Qué grupos de empresas son los que más pierden?

Clarín deberá optar por quedarse con Canal 13 o Cablevisión-Multicanal. (Ernestina Herrera de Noble, Héctor Horacio Magnetto, Bartolomé Luis Mitre y Patricio Peralta Ramos, dueños de Clarín, La Nación y La Razón. El 90% de la produccion de papel de diario que se utiliza en Argentina es producido por Clarin)
De acuerdo con el último balance de la compañía, el negocio del cable representa casi la mitad de sus ingresos. Además de desprenderse de sus canales de aire en el interior, deberá desinvertir en el negocio de televisión paga, ya que tiene 47% de los abonados del país y el proyecto de la nueva ley impone un tope de 35%. Otro afectado será el Grupo Uno, de los empresarios Daniel Vila y José Luis Manzano, que son propietarios de varios canales de aire en el interior, donde además poseen Supercanal, la tercera red de cable del país.
El Grupo Prisa

, dueño de radio Continental, deberá vender nueve de sus radios para cumplir con el máximo de diez licencias en todo el país. En situación similar se encuentra Cadena 3.

En fin!!!...ya pasó la época en que uno lee un periódico sin preguntarse quién es el dueño, si es real su noticia, cuáles son sus intenciones o intereses. Ya sabemos cómo con la camisa de fuerza del "progreso" se disfraza tanta perversión política o económica...

1 comentario:

JW Cooke dijo...

ahi estaremos!

salud!