.

domingo, 11 de enero de 2009

854 homicidios, un responsable...Gaza

Israel redobla su ofensiva en Franja de Gaza Criticar a Israel por que está matando civiles está bien. Muy bien. Decir que esas muertes son peores porque quienes las llevan a cabo son judíos está mal. Muy mal.

Los bombardeos aéreos y ataques se intensificaron en la Franja de Gaza, donde ayer hubo más de 50 palestinos muertos. Los cohetes de Hamas destruyeron dos casas en Israel.
Por María Laura Carpineta

La advertencia llegó desde el cielo y llevaba la firma de las fuerzas armadas israelíes: “Residentes de la franja: próximamente el Ejército de Israel atacará con mayor intensidad los túneles, los arsenales y las actividades terroristas. Para su seguridad y la de sus familias, aléjense de los elementos terroristas”. Unas horas antes de que los bombardeos aéreos y los ataques de la artillería se intensificaran en la Franja de Gaza, los aviones israelíes lanzaron miles de panfletos para anunciar la tercera fase de la llamada Operación Plomo Fundido, que incluirá el despliegue de todos los reservistas y, quizás, una invasión total de la franja. El diario israelí Haaretz informó anoche que el gabinete de seguridad decidió continuar la ofensiva militar contra Gaza al menos 20 días más.

Ayer el miedo se hacía escuchar desde Ciudad de Gaza. “No quiero ni pensarlo porque no hay nada que pueda hacer. Aun si me pudiera ir de la ciudad, no lo haría porque afuera todo es peor”, dijo por teléfono a este diario Nirmeen Kharman, una palestina que vive en el centro de la capital. “Por ahora no hay soldados ni tanques y aún hay supermercados abiertos”, contó. Antes de cortarse la comunicación, explicó que, a diferencia de la mayoría de los palestinos en la franja, ella y su familia cuentan con ahorros y provisiones como para aguantar un tiempo más. Cuando Israel cerró la franja hace dos años, dijo Kharman, comenzó a guardar todos los meses un poco de comida y remedios, especialmente para su hijo menor, que sufre de asma.

La ansiedad por la inminente ofensiva se mezcló con la bronca por la decisión del gobierno israelí de suspender la entrada de ayuda humanitaria, según informó, por respeto al Shabat, el día sagrado del descanso del pueblo judío. “¡Cerraron los pasos porque es shabat!”, gritó indignado Chris Gunner, el vocero de la agencia para los refugiados palestinos de la ONU, cuando se enteró. La medida, sin embargo, no se extendió al ejército, que siguió trabajando como el resto de la semana.

Según los servicios de sanidad palestinos, el número de muertos palestinos ya asciende a 854 y los heridos superan los 3500.

El enojo del vocero de la Unrwa, del que dieron cuenta los medios israelíes, se debía a que apenas unas horas antes habían anunciado que retomarían sus trabajo en la franja. La decisión se había tomado porque el gobierno israelí les había garantizado que ninguno de sus camiones sería atacado, como sucedió el jueves pasado. Desde el inicio de la ofensiva, hace 15 días, cuatro miembros del equipo de la agencia para refugiados de la ONU murieron. Aunque el ejército israelí aseguró ayer que ellos no habían sido responsables del ataque del jueves, la ONU se negaba a reanudar sus actividades en el territorio palestino hasta que el gobierno de Olmert les diera garantías de seguridad a todos sus trabajadores. Esa decisión afectó a 1,2 millón de palestinos que dependen de la comida, el agua y los medicamentos de la ONU para sobrevivir.

El ejército israelí intentó bajarles el tono a las críticas por el nuevo cierre de las fronteras y recordó que, aun antes de la ofensiva, los sábados siempre se cerraban los pasos por shabat. “Además en el lado palestino de las terminales aún hay mercancías que no vienen a recoger”, aseguró el vocero de la oficina de Coordinación de Asuntos Civiles en el Ejército de Israel, Peter Lerne. No explicó que las organizaciones humanitarias encargadas de hacerlo, la ONU y la Cruz Roja, habían suspendido sus actividades por miedo a ser atacadas por fuego israelí.

Pero aun a pesar de los bombardeos y los tiroteos, la situación en la capital es mucho mejor que en el norte de la franja. En Jabalia las familias denuncian que ya no tienen dónde esconderse. Ayer ocho miembros de una familia murieron y otros seis resultaron heridos en un bombardeo israelí, según informaron fuentes médicas del hospital Kamel Adun. “Estábamos en casa cuando empezaron los bombardeos. Huimos hacia otra casa y los tanques empezaron a disparar. Algunos de nosotros fuimos alcanzados”, relató Um Mohamed, una de las sobrevivientes, que fue trasladada al hospital tras resultar herida. Cuando los médicos le preguntaron por qué no se quedaron adentro de su casa, respondió que habían visto demasiadas casas destruidas en los últimos días.

Mientras los heridos crecen en todas las latitudes de la franja, la situación en los hospitales es cada vez peor. Una trabajadora de la Cruz Roja en Gaza que pidió no revelar su nombre aseguró que la organización seguía esperando la autorización del gobierno israelí para escoltar ambulancias de la Media Luna Roja palestina para evacuar y trasladar a los heridos. Según cifras de la ONU, se estima que una docena delos muertos son conductores de ambulancias o paramédicos.

“El CICR recibe decenas de llamadas de gente pidiendo ayuda. Ayer recibimos una de una familia de 40 personas, entre ellas 20 niños, de una casa de la zona de Netzarim. Nos dijeron que no habían bebido agua en seis días porque el pozo que se la suministraba fue destruido”, contó la trabajadora humanitaria. Por ahora no pudimos enviarles ayuda.

2 comentarios:

Comandante Cansado dijo...

Muchachos, citar sin mencionar fuente es plagio... El primer párrafo está copiado de mi último post...

Aliro Ramos dijo...

Criticar a Israel por que está matando civiles está bien. Muy bien. Decir que esas muertes son peores porque quienes las llevan a cabo son judíos está mal. Muy mal. ¿ese parrafo,no?...lo que no entiendo es porque copie ese parrafo...ni siquiera se que quiere significar ¿no es judia mi presidenta, el presidente norteamericano,como asi tambien estos genocidas?.